Primera Semana de Pascua

EL RESUCITADO
“¡NO ESTÁ AQUÍ!”

Jesús, hoy vengo a ti muy contento. Después de haberte contemplado durante la cuaresma en el Cristo de mi habitación del pintor sevillano Diego de Velázquez con mirada atenta en el INRI, sentencia de tu injusta condena; en la corona de espinas, instrumento de burla y humillación; en tu cabeza inclinada y obediente; en tus ojos velados y sin luz; y en tus manos - taladradas - apretando sendos clavos y derramando sangre, … ahora en estas semanas pascuales quiero contemplarte - como Protagonista - en el Cristo del retablo del conjunto escultórico de mi parroquia “Santa María Goretti”, del artista gallego Suso de Marcos, hipocorístico de Jesús López García, malagueño por adopción.

Jesús, te veo - transfigurado en la cruz - , sin el INRI de la sentencia, sin la corona de espinas de burla y humillación, sin heridas, sin sangre, sin hechos de muerte… Por el contrario, estás erguido, sin gravedad, como aéreo, con la cabeza levantada, de frente como en camino, con los ojos abiertos hacia la escena del perdón que la agredida adolescente ofrece a su agresor. Has asumido los hechos de muerte guardándolos en tu corazón y los has cambiado en hechos de vida en virtud de tu amor. Te felicito. ¡Feliz intercambio!

Te doy gracias, Jesús, porque moviste al piadoso escultor a esculpir tu misericordia y perdón … y siento en mi interior, Jesús mío, que me haces una clara invitación a pasar de la contemplación a la acción. Que no te busque “entre los muertos”. Que vaya a Galilea, lugar del mundo - herido y vulnerable - , donde practique en mis hermanos las obras de misericordia, que son actos de resurrección. Jesús transfigurado, concédeme la gracia de desear que los demás sean más estimados que yo. ¡Aleluya!

P. Félix Ramos, CP.
feralo34@hotmail.com
 

 

Cuaresma 6

EL CRUCIFIJO

INDICE DE TU DIESTRA



Hoy pongo los ojos en el dedo índice de tu mano derecha, Cristo, porque tú eres el dedo creador de de la diestra de Dios tu Padre. Ya reconoció la Biblia en el pasado tu presencia y acción, cuando dice en el Antiguo Testamento: “El dedo de Dios está aquí” (Dt 8, 15). Y yo te denomino en el Nuevo Testamento como dedo:

* escribiente, porque tú, - agachándote - , escribiste en tierra con tu dedo ¡tú eres la Palabra! sin tinta ni pluma… (Jn 8, 6-8).

* sanador, porque tú, al toque suave de los párpados del ciego, este quedó curado… (Mc 8, 23).

* exorcista, porque en tu humildad con el dedo de Dios expulsaste a los espíritus inmundos… (Mc 1, 27-28.

* perdonador, porque, a tu indicación, la adúltera se fue con los brazos cruzados sobre el pecho como guardando en él la prenda de tu perdón, cual madre apechugando al hijo recién nacido (Jn 8, 11).

* liberador, porque me presenta, desde el estandarte de tu cruz, lo que está escrito en el libro eterno de la vida …: liberación.


Me quedo contemplando la lección de la conciencia que tu dedo me traza, lección de tu libro abierto, que es la cruz, escrito por dentro y por fuera: humildad. Y HOY te sello mi compromiso: “Mi nueva existencia escribirá, sobre la tierra que piso, la lección del perdón que me dejas”.

P. Félix Ramos, CP.
 







 

SEMANA SANTA 2021

 SEMANA SANTA en GORETTI

La mejor de las semanas…
año 2021 



DOMINGO DE RAMOS

 

Misa 10, 12 y 20h
Bendición Ramos: 12h




JUEVES SANTO

Cena del Señor: 18h
Colecta por Cáritas.
Hora Santa: 21h




VIERNES SANTO

Viacrucis 12h
Celebración de la Pasión y Muerte: 18h.

Colecta por Tierra Santa




SÁBADO. 

Oración con la Virgen de los Dolores 

12h

Solemne Vigilia Pascual
20h.


DOMINGO DE PASCUA
MISA: 10, 12 y 20

 

¡Feliz Pascua de Resurrección!

 Comunidad Pasionista Santa María Goretti

 

 

Cuaresma 5

EL CRUCIFIJO

T U S   M A N O S



Hoy me fijo en tus manos, Jesús; son esa parte de tus brazos que va de la muñeca hasta la extremidad de los dedos; manos cosidas a la cruz. Las veo como ramas fecundas de un árbol, hartas de frutos abundantes. Son:

* las que abrieron los oídos a los sordos…

* las que levantaron a la hija de Jairo…

* las que acariciaron, en toque de amor, a los niños…

* las que repartieron el pan de tu cuerpo al despedirte …

 
Me fijo detenidamente en ellas y veo que son como fuentes que manan sangre que cae sobre:

* los ojos de los que ven …

* los oídos de los que oyen …

* los cabellos de los niños …

* llueven sangre de roja y caliente a tierra, 
y se alzan a tu Padre pidiendo perdón …


¿Cuál es la llave de fuerza que las abre? ¿Dónde está el origen secreto de vida que las fecunda? ¡Ah, sí! El amor de tu pasión y muerte. ¡Gracias Jesús! Su memoria es “remedio de todos los males” (sordera, parálisis, caos, etc.). “Causa de todos los bienes” (vista, oído, salud, etc.). ¡Gracias Jesús por tus manos sanadoras!

P. Félix Ramos, CP.
 

 

 

Cuaresma 4

 EL CRUCIFIJO

T U S  O J O S

 

 Hundo mi mirada en ti, Cristo mío, y veo tus ojos - velados - entre la celosía de tu melena, como palomas cándidas esperando a tu Padre. No hay aquí los torpes deseos del que acusa a su prójimo, o del que viendo la paja en el ojo ajeno no ve la viga en el propio, o del que busca en ti no al Redentor sino al Juez. Veo en tus ojos, Jesús, perlas de fuego que se estremecen y tiemblan y que, a través de tus párpados, contemplan con mirada dulce el verdor de la tierra que dio la sangre a tus venas.

Más aún, veo esos tus ojos iluminando los rincones de mi corazón; ojos tuyos de amor que, para mí, son azules, como el cielo azul, sencillos, claros y castos, y los llamo “luces de tu cuerpo”, porque sus niñas te brillan con el fulgor divino de tu amor.

Contemplo, además, el velo blanco de tus párpados caídos - alas de esas palomas que vuelan siempre hacia su nido celestial - ; sellan tu mirar con sello de sangre y perdonan con solo mirar. Te aplaudo, Jesús, con las dos manos y te alabo la bondad de tu amorosa mirada a Pedro, quien - arrepentido y perdonado - llora su culpa, al ver tus ojos, hartos de perdón.

Mis ojos, Señor, no se cansan de mirar los tuyos y contemplarte en los de mis hermanos, ni mi corazón de penetrar en el tuyo y en el de los más vulnerables. Del deseo de ser alabado, líbrame, Señor.

P. Félix Ramos, CP.